De los comunes digitales a las plazas en común: una conexión entre España y Moldavia

Publicat el 16/11/2015 - ECF hubs

Co-aprenentatge, Comunitats / Xarxes, P2P, Fent analògic allò digital, Aprenentatge cooperatiu, Treball en xarxa

Contribuïdors: Platoniq

ECF Campo de Cebada
El mes pasado, el equipo de Goteo tuvo la maravillosa oportunidad de visitar a Oberliht, nuestros colegas moldavos del programa Connected Action for the Commons, en su casa.

Unos días más tarde fueron ellos quienes visitaron nuestro terreno de juego en Barcelona y Madrid. Esta es una breve historia basada en nuestras observaciones y discusiones durante estos días intensos, sobre compartir experiencias, retos y contactos en nuestro campo mutuo de acción: los comunes.

Durante la edición Idea Camp 2015 el pasado mes de septiembre, empezamos a diseñar un taller que sirviese de acercamiento entre comunidades durante las jornadas Public Space Days de Oberliht en conjunto con la European Cultural Foundation en octubre de 2015.



Allí en Botkyrka, una ciudad en la periferia de Estocolmo, nos dimos cuenta de la potencia de trasladar una formación sobre financiación abierta y distribuida así como de medición de impacto social a las prácticas de la asociación dinamizada por Vladimir Us y Vitalie Sprinceana, dedicada a la promoción y apoyo de artistas jóvenes y al cuidado colectivo y defensa del espacio público.

Además de la importancia de formación práctica al respecto, creímos de gran valor compartir una charla en la cual añadir diferentes perspectivas al abanico de experimentos –amateurs y expertos– y observaciones de diferentes países de Europa acerca de la la complejidad de prácticas culturales, abiertas, activismo colectivo e intervención en lo público.


Participantes del taller Public Space Days, octubre de 2015

Con este horizonte común, la experiencia de Carmen Lozano y Enric Senabre visitando Public Space Days en Chișinău resultó una experiencia de gran valor para contextualizar la labor de Oberliht y conocer más en profundidad su campo de actuación. Comprobamos una vez más la potencia de la apertura y la necesidad de colaboración y recursos para avanzar, pero también las complejidades prácticas y técnicas para sostener otros medios de financiación alternativa (como el crowdfunding) en Moldavia.

Al meter las manos en la masa de la aproximación metodológica del crowdfunding y el crowdsourcing –financiación distribuida y fuentes de colaboración abiertas– pusimos a prueba algunos roles que hemos ido incorporando al taller en base a nuestra experiencia. Involucramos el rol de una institución al uso y los retos a los que se enfrenta al seleccionar o apoyar proyectos hipotéticos. Tras este laboratorio de ideas, sabemos que varios participantes en el taller están pensando y diseñando posible campañas de crowdfunding para sostener sus proyectos y comunidades.

El programa de conferencias fue una oportunidad redonda de conocer proyectos en lucha por el derecho a la ciudad y al espacio público en Moldavia así como en países vecinos: Ucrania, Bielorrusia y Rumanía. La sensación de aspectos compartidos en la discusión apuntó a ejemplos de amenazas y respuestas a la privatización de espacios comunes y también a la importancia de reconocerse y compartir prácticas similares entre proyectos afines.

Al respecto de retos y alianzas estratégicas, aprovechamos para enseñar un ejemplo práctico del trabajo de Goteo a través de la experiencia de primera mano de David Juárez (Straddle3, Barcelona) y la campaña de crowdfunding llevada a cabo por Arquitecturas Colectivas. Su participación en el evento incluyó compartir y explicar el proceso de investigación de Public Space Tools, una herramienta digital de prácticas disruptivas en el espacio público apoyada por la ECF tras Idea Camp 2014. Las conexiones que traspasan fronteras nos llevaron a conocer otro proyecto de gran interés: Open Air Cinema. La idea, aún en evolución tras haber participado de Idea Camp 2015, propone transformar los restos de un teatro soviético abandonado en un parque de Chișinău en un cine de verano gestionado por la comunidad.


Iván Vergés, uno de los desarrolladores de Goteo, explicando nuevos desarrollos de la plataforma

Unos días más tarde, fue el turno de Oberliht de visitar a Goteo en nuestros espacios de Madrid y Barcelona. Intentamos guiarlos hacia diferentes actividades para explorar nuestro trabajo, los lugares y las personas con las que estamos conectados en España. Comenzamos por una reunión intensa en Fabra i Coats, donde Vitalie y Vladimir conocieron de primera mano la reconversión de una fábrica textil del pasado industrial de Barcelona en una infraestructura para el sector creativo y cultural.

En la visita a la ciudad los invitamos a contrastar con otras infraestructuras culturales imprescindibles en la ciudad como HangarCCCB y la instalación expositiva Rehogar comisariada por nuestros amigos Makea en el espacio de eco-diseño BioBui(L)t | Espai Txema.


Hora de comer con Goteo, Oberliht y Radarq

En el trasvase de conocimiento, reservamos tiempo para ahondar en explicaciones sobre aspectos técnicos y desarrollos actuales de Goteo.org y el potencial que podría emerger al adaptar y utilizar una plataforma de código abierto para Moldavia. Esta labor de imaginación nos devolvió sus comentarios sobre actividades y redes con las cuales trabaja Oberliht y donde escalar el impacto de su labor.

Y conectando con más nodos clave, nos juntamos con Paco González (de Radarq) para conocer más acerca de su proyecto open source public space devices, otra iniciativa que alimenta el procomún surgida tras Idea Camp 2014 que en estos momentos está terminando una fase inicial de investigación y desarrollo sobre un kit de recursos para diseñar y construir dispositivos e infraestructuras urbanas de código libre.


Vladimir Us en El Campo de Cebada

Tras dos días intensos en Barcelona, se trasladaron a Madrid para encontrarse con Carmen (de Goteo) en Medialab-Prado y conocer la historia y los proyectos de este centro de referencia internacional para la cultura digital, las comunidades makers y la investigación y diseño experimental.

Si hay una ciudad que concentra una cantidad inimaginable de casos actuales de intervención ciudadana en el espacio público, esa es Madrid. La mejor manera de conocerlos es paseando, así que allá fuimos en procesión por algunos lugares donde acciones comunitarias hacen de punto de inflexión en la configuración de relaciones culturales, medioambientales y sociales entre vecinos y con la Administración. Jardines, ocupaciones informales y temporales, terrazas en proceso de privatización y para terminar, el imperdible Campo de Cebada en el barrio de La Latina: una plaza intervenida hace 5 años por iniciativas sociales y culturales. Un ejemplo de buena práctica de cooperación entre ciudadanos y autoridades locales.

En estos tiempos en los que compartimos comunicación digital constante y trabajamos juntos en base a plataformas online, encontrarnos cara a cara y compartir nuestras prácticas y particularidades locales no es solo reconfortante, sino que contribuye a entender las preocupaciones, problemas y logros comunes, así como a co-desarrollar prácticas comunes.Guardar
Creative Commons Creative Commons License Deed Reconeixement-No comercial-Sense obres derivades 3.0 EspanyaPàgina: 1
Amb el suport de :
Platoniq

ECF Campo de Cebada

Si hay una ciudad que concentra una cantidad inimaginable de casos actuales de intervención ciudadana en el espacio público, esa es Madrid. La mejor manera de conocerlos es paseando, así que allá fuimos en procesión por algunos lugares donde acciones comunitarias hacen de punto de inflexión en la configuración de relaciones culturales, medioambientales y sociales entre vecinos y con la Administración. Jardines, ocupaciones informales y temporales, terrazas en proceso de privatización y para terminar, el imperdible Campo de Cebada en el barrio de La Latina: una plaza intervenida hace 5 años por iniciativas sociales y culturales. Un ejemplo de buena práctica de cooperación entre ciudadanos y autoridades locales.

MÉS MEDIA: