Del garaje al crowdfunding. Innovación y financiación en red

Published on 12/10/2010 - Goteo

P2P economy

Contributors: Platoniq

Detractores del crowdfunding

From page 1


Otro manifiesto similar, de la plataforma Kapipal insiste en su cuarto punto clave que "Tu capital depende de la confianza: las contribuciones no ocurren de manera automática. Incluso si contactas con un gran número de gente, todavía tienes que ganar su confianza, especialmente si no los conoces personalmente. Asumiendo pues que la noción de la red como punto de encuentro para nuevas fórmulas de negocio o estructuras económicas sea un paradigma viable (aunque igualmente sujeto a romanticismo), una de las claves de este esquema es la forma en la que se establecen las conexiones entre nodos o individuos que ofrecen ideas o capital.

Con el objetivo de incentivar más directamente a sus usuarios, algunas plataformas proponen un sistema de recompensas para el donante, establecidas normalmente por los responsables de cada proyecto. Este sistema es especialmente indicado para proyectos de naturaleza artística o creativa, cuyo producto final puede ser fácilmente un objeto físico (libro, disco, película, etc). "Los pequeños inversores son también clientes potenciales de la compañía; cien pequeños inversores podrían convertirse en unos cuantos clientes iniciales. Algunas empresas incluso hacen uso del crowdfunding para pre-vender sus productos"

En 1997 la banda británica de rock progresivo Marillion se vio obligada a cancelar una gira norteamericana por falta de presupuesto de su compañía discográfica. El teclista del grupo pidió ayuda a través de un mensaje en un foro de Internet, que obtuvo una respuesta tan rápida como contundente, recaudando 60.000 dólares a través de pequeños donativos de fans de todo el mundo. La historia se ha repetido varias veces desde entonces, gracias a una base de seguidores incondicionales que ha permitido a la banda realizar giras y grabar discos financiados directamente por su audiencia, fuera de los canales habituales de la industria discográfica. En el libro "Next: The Future Just Happened", Michael Lewis cita el caso de Marillion como uno de los primeros ejemplos del cambio de paradigma dentro de Internet. Peter Spellman, director del departamento de Career Development en el Berklee College of Music en Boston, y autor de varios libros sobre la creación de negocios para músicos, añade que "lo que hizo diferente la historia de Marillion fue la existencia de Internet. (...) Uno de los primeros ejemplos modernos de 'crowdfunding' a través de la Red, que ilustra la estrategia de-abajo-a-arriba en la que el fan/cliente es en realidad quien marca la pauta del mercado musical."
Hoy, el crowdfunding es un método común para la financiación de toda clase de proyectos artísticos, desde películas independientes hasta cómics en la Red, eventos musicales o periodismo independiente.
Y a pesar de esta preponderancia en el ámbito artístico/creativo, el punto álgido del crowdfunding en la historia reciente tuvo connotaciones claramente políticas. "Existen muchos producto para la recaudación de fondos y las cosas empiezan a calentarse. Ya vimos lo que ocurrió con la campaña de Obama, las redes sociales y la gente cada vez más acostumbrada a realizar transacciones con sus tarjetas de crédito en la Red" (Slava Rubin, responsable de la plataforma de crowdfunding para cine independiente IndieGoGo). Aproximadamente una década más tarde del fenómeno de Marillion, la campaña hacia la presidencia de Barack Obama utilizó una estrategia similar para recaudar 750 millones de dólares a través de Internet.

La consolidación de redes sociales como Twitter o Facebook como nuevas estructuras de comunicación masiva –en definitiva el poder de la red social–, ha propiciado en los últimos dos años una rápida proliferación de sitios web dedicados a distintas variantes de crowdfunding, para finalidades creativas, humanitarias, sociales, etc. Paralelamente, se ha multiplicado también el número de iniciativas que aplican una lógica similar al sector empresarial, que tradicionalmente ha mantenido una posición conservadora respecto a sus propios sistemas de financiación.

En una entrada de julio de 2010 en el blog de la plataforma de crowdfunding para startups Grow VC, uno de sus responsables planteaba esta comparación entre el crowdfunding y los sistemas tradicionales del sector empresarial:
"(Los detractores del crowdfunding) se aferran a la idea de que una comunidad de personas no puede financiar startups mediante contribuciones de 5, 10 y 20 dólares. Tan solo una compañía especializada en inversiones puede recaudar las cantidades necesarias para dar salida a una startup. Pensad en esto: ¿Cómo recaudan su capital las empresas públicas más grandes? La respuesta es …en contribuciones de 5, 10 y 20 dólares, en forma de acciones adquiridas por una gran comunidad de personas que deciden invertir una pequeña porción de sus ahorros en negocios en los que creen."
Con sedes en Hong Kong, el Reino Unido y Finlandia, Grow Venture Community es una plataforma para startups del sector tecnológico que necesiten una inversión inicial de entre 10.000 y 1 millón de dólares, y sus responsables enfatizan el factor de la transparencia tanto en el proceso de financiación como en la comunicación entre emprendedores e inversores para el intercambio de ideas y la mejora de proyectos.
Ser miembro de Grow VC es gratis, pero existe también un tipo de cuenta Premium con un coste variable (en función del objetivo económico de tu proyecto) en cuotas mensuales. El 75% de las cuotas de los miembros pasa automáticamente a formar parte de un fondo para el apoyo de startups prometedoras en la plataforma. Los propios usuarios deciden cómo y en quién invertir su parte del fondo. Existe al mismo tiempo un sistema de recompensas económicas para los usuarios con un mayor grado de "acierto comercial".

La propuesta de Grow VC, al que sus creadores se refieren como "el Silicon Valley virtual", busca establecerse en el sector empresarial como alternativa al modelo de los angel investors y venture capitalists tradicionales, pero una idea similar de crowdfunding o de microfinanciación descentralizada para empresas o proyectos de menor escala también en el campo del desarrollo tecnológico debería asentarse en el futuro inmediato como una de las respuestas a la eterna carencia de financiación de ciertos modelos de la comunidad open source, donde este tipo de estrategias podrían convertirse en una alternativa viable para el sustento de proyectos concretos, así como para afianzar la independencia de sus desarrolladores.

Este artículo esta relacionado con el proyecto Goteo, una plataforma de microfinanciación para la innovación cultural en proceso de desarrollo por Platoniq.
Attribution-Noncommercial-Share Alike 3.0 SpainPage: 1| 2
Suported by:
Platoniq

Detractores del crowdfunding

En una entrada de julio de 2010 en el blog de la plataforma de crowdfunding para startups Grow VC, uno de sus responsables planteaba esta comparación entre el crowdfunding y los sistemas tradicionales del sector empresarial "(Los detractores del crowdfunding) que se aferran a la idea de que una comunidad de personas no puede financiar startups mediante contribuciones de 5, 10 y 20 dólares.

MORE MEDIA: